Doma Natural




¿Qué es la Doma Natural?

Es un modo de poder alcanzar mi meta con nuestro caballo en cualquier disciplina ecuestre que he elegido con más facilidad, armonía y seguridad, respetando el estado emocional, psicológico y físico del caballo.


¿Para qué sirve la Doma Natural?

Sirve para lograr las metas que me he propuesto en la disciplina ecuestre que he elegido, con más facilidad, más armonía, más seguridad, respetando el bienestar emocional, psicológico y físico del caballo.


¿Cualquier persona puede usar la Doma Natural?

Esto funciona con cualquier caballo, de cualquier raza, de cualquier edad y de cualquier tamaño; esto funciona con cualquier persona a quien su caballo le importe de verdad.


En la naturaleza el caballo como todos los animales que tienen los ojos a los lados de la cara son presas; con una forma bi-lateral de pensar. El ser humano como todos los animales que tienen los ojos delante de la cara son depredadores; con un pensamiento lineal. Teniendo en cuenta que esta diferencia pone al opuesto los unos de los otros, hay que entender como funcionan las presas.

El caballo es un ser extremadamente sensible con una percepción ultra detallista de todo lo que le rodea y más aún cuando se trata de un depredador.Su instinto de supervivencia es la huida. Un caballo que se asusta, hace un ruido con la nariz (bufar), suelta aire y hulle lo más rápido posible. Cuando llega a una distancia donde él se sienta fuera de peligro se gira y analiza la situación.

El ser humano que se asusta, coge aire, se tensa, se queda fijo en el sitio y se prepara para la defensa.

La combinación de estas dos reacciones opuestas resulta caótica.

Cuando un ser humano está lidiando a un caballo que de repente se asusta, el caballo sube la cabeza, bufa, suelta aire e intenta huir, entonces es cuando el ser humano coge aire, agarra más fuerte la cuerda, se fija al suelo con pies de plomo y tira de la cuerda hacía él.

El resultado es: un ser humano que parece un muñeco colgado de una cuerda pegando gritos, lo que asusta al caballo aún más.

La mayoría de los humanos tienden a lidiar un caballo cogiendo la cuerda demasiado corta. Sabiendo que el caballo busca la huida por instinto, dejando más espacio entre el humano y el caballo, éste no se siente tan atrapado en un momento de susto y su reacción no es tan pronunciada y es a la vez menos peligrosa para el ser humano.